Procesión Corpus Christi y visita de la Virgen de Zapopan

Gracias a todos por su participación y por acompañarnos en estos eventos tan especiales para nuestra parroquia.

IMPORTANCIA DE LA EDUCACION CATOLICA

IMPORTANCIA DE LA EDUCACION CATOLICA

Si analizamos las características más sobresalientes de la sociedad actual, sin importar el
país o la región, quedaríamos asombrados al ver en la familia, núcleo central de la sociedad, una
desintegración de grandes proporciones. Eso, unido a la violencia intrafamiliar, el culto al consumismo,
el dar valor por lo que se tiene, no por lo que se es, la indiferencia ante las calamidades
de los más necesitados, la lucha por el poder sin importar los medios. Ante esta presencia
continua de ANTI-VALORES, es necesario reflexionar y tomar medidas que neutralicen estas acciones.

Se necesitan personas con un liderazgo participativo en la transformación de la sociedad y ese es el objetivo de la educación católica.
Un considerable porcentaje de estudiantes de cada país, asisten a una escuela católica.
La escuela católica busca transmitir una educación liberadora y liberalizante, una formación
integral que hace que los alumnos desarrollen todas sus aptitudes en su desempeño de SER CATÓLICO Y CENTRADOS
EN LA EUCARISTÍA. La escuela católica busca transmitir valores que iluminen todo el saber y el quehacer en la vida.
En esta instancia académica y evangelizadora, es imprescindible la participación del padre de familia como primer educador
de sus hijos. Así mismo, la formación en valores de los docentes debe ser una preocupación de la escuela católica. Por
consiguiente, el perfil de un egresado de un colegio católico debe reunir las siguientes características:
Ser una persona que se destaque por su integridad moral, su solidaridad, respeto a los demás, dar testimonio de su fe,

y participación en el bien común. Ser crítico y creativo.
Con estos líderes socializando en todos los niveles de la sociedad, sí tendremos una presencia permanente de los valores
cristianos que serán el bastión de nuestros hijos.

La Santisima Trinidad / The Holy Trinity

LA SANTISIMA TRINIDAD

El siguiente domingo después de Pentecostés Un solo Dios en tres Personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo La Iglesia dedica el siguiente domingo después de Pentecostés a al celebración del día de la Santísima Trinidad. Un misterio es todo aquello que no podemos entender con la razón. Es algo que sólo podemos comprender cuando Dios nos lo revela. El misterio de la Santísima Trinidad -Un sólo Dios en tres Personas distintas-, es el misterio central de la fe y de la vida cristiana,  pues es el misterio de Dios en Sí mismo. Aunque es un dogma difícil de entender, fue el primero que entendieron los Apóstoles. Después de la Resurrección, comprendieron que Jesús era el Salvadorenviado por el Padre. Y, cuando experimentaron la acción del Espíritu Santo dentro de sus corazones en Pentecostés, comprendieron que el único Dios era Padre, Hijo y Espíritu Santo. Los católicos creemos que la Trinidad es Una. No creemos en tres dioses, sino en un sólo Dios en tres Personas distintas. No es que Dios esté dividido en tres, pues  cada una de las tres Personas es enteramente Dios. Padre, Hijo y Espíritu tienen la misma naturaleza, misma divinidad, misma eternidad, el mismo poder, la misma perfección; son un sólo Dios. Además, sabemos que cada una de las Personas de la Santísima Trinidad está totalmente contenida en las otras dos, pues hay una comunión perfecta entre ellas. Con todo, las personas de la Santísima Trinidad son distintas entre sí, dada la diversidad de su misión: Dios Hijo-por quien son todas las cosas- es enviado por Dios Padre, es nuestro Salvador. Dios Espíritu Santo-en quien son todas las cosas- es el enviado por el Padre y por el Hijo, es nuestro Santificador. Lo vemos claramente en la Creación, en la Encarnación y en Pentecostés. En la Creación, Dios Padre está como principio de todo lo que existe. En la Encarnación, Dios se encarna, por amor a nosotros, en Jesús, para liberarnos del pecado y llevarnos a la vida eterna. En Pentecostés, el Padre y el Hijo se hacen presentes en la vida del hombre en la Persona del Espíritu santo, cuya misión es santificarnos, iluminándonos y ayudándonos con sus dones a alcanzar la vida eterna. Para explicar este gran misterio, existen ciertos símbolos que son entendibles a nuestra razón: La Santísima Trinidad es simbolizada como un triángulo. Cada uno de los vértices es parte del mismo triángulo y sin embargo cada uno es distinto. También podemos simbolizar a la Santísima Trinidad como una vela encendida: La vela en sí misma simboliza al Padre, la cera que escurre es el Hijo, que procede del Padre y la llama encendida es el Espíritu Santo. Los tres son “vela”, pero son distintos entre sí. Hay quienes simbolizan a la Santísima Trinidad en forma de trébol. Cada una de las hojas es “trébol” pero son distintas entre sí ¿Que hacemos al persignarnos “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”? Es costumbre de los católicos repetir frecuentemente estas palabras, principalmente al principio y al fin de nuestras acciones. Cada vez que hacemos la Señal de la Cruz sobre nuestro cuerpo, recordamos el misterio de la Santísima Trinidad.
– En el nombre del Padre: Ponemos la mano sobre la frente, señalandoel cerebro que controla todo nuestro cuerpo, recordando en forma simbólica que Dios es la fuente de nuestra vida.
-…y del Hijo: Colocamos la mano en el pecho, donde está el corazón, que simboliza al amor. Recordamos con ello que por amor a los hombres, Jesucristo se encarnó, murió y resucitó para librarnos del pecado y llevarnos a la vida eterna.
-…Y del Espíritu Santo: Colocamos la mano en el hombre izquierdo y luego en el derecho, recordando que el Espíritu Santo nos ayuda a cargar con el peso de nuestra vida, el que nos ilumina y nos da la gracia para vivir de acuerdo a los mandatos de Jesucristo.  Algunas personas argumentan que no es verdad porque no podemos entender el misterio de la Santísima Trinidad a través de la razón. Esto es cierto, no podemos entenderlo con la sola razón, necesitamos de la fe ya que se trata de un misterio. Es un misterio hermoso en el que Dios nos envía a su Hijo para salvarnos.


The Holy Trinity

Perhaps the deepest, the most profound of all mysteries is the mystery of the Trinity. The Church teaches us that although there is only one God, yet, somehow, there are three Persons in God. The Father is God, the Son is God, the Holy Spirit is God, yet we do not speak of three Gods, but only one God. They have the same nature, substance, and being. We came to know this immense mystery because Christ revealed it to us. Just before ascending He told them: “Go teach all nations, baptizing them in the name of the Father and of the Son and of the Holy Spirit” (Matthew 28:19). We know that these Three are not just different ways of looking at one person. For at the Last Supper, Jesus told us: “I came forth from the Father.” So He is different from the Father. But He also promised: “If I go, I will send Him [the Paraclete] to you. . . . He will guide you to all truth” (John 16:28, 7, 13). So the Holy Spirit is also different. Even though the Three Persons are One God, yet they are distinct: for the Father has no origin, He came from no one. But the Son is begotten, He comes from the Father alone. The Holy Spirit comes or proceeds from both the Father and the Son. These different relations of origin tell us there are three distinct Persons, who have one and the same divine nature. Even though everything the Three Persons do outside the Divine nature is done by all Three, yet it is suitable that we attribute some works specially to one or the other Person. So we speak of the Father especially as the power of creation, of the Son as the wisdom of the Father, of the Holy Spirit as goodness and sanctification. The two doctrines of the Trinity and the Incarnation are the foundation of Christian life and worship. By becoming man, God the Son offered us a share in the inner life of the Trinity. By grace, we are brought into the perfect communion of life and love which is God, Father, Son and Holy Spirit. This sharing in the life of the Trinity is meant to culminate in heaven, where we will see the three Persons face to face, united to them in unspeakable love.

Rifa Anual/Annual Raffle

Nuevo Horario de Oficina/ New Office Hours

NEW OFFICE HOURS
For your convenience, our Parish
Office is now open on SUNDAYS
from 8:00am‐2:00pm.

NUEVO HORARIO
DE OFICINA
Para su conveniencia, desde
hoy, nuestra Oficina Parroquial
abrirá los DOMINGOS de
8:00am‐2:00pm.

Africa Mission 2018

School Corner / Anuncios de Escuela

Cenas Cuaresmales

Cada viernes de 12-8pm en el Salon Parroquial

Lenten Fish Frys

Every Friday from 12-8pm in the Parish Hall

Menu

Servidos con arroz y frijoles:

Tortitas de Camaron con Nopales, Chiles Rellenos, Filete de Pescado, y Mojarra

Servidos solos: Burritos de Chile Relleno, Tacos de Pescado

, Grilled Cheese with French Fries, Tacos de Papa, Tostadas de Jaiba, French Fries, Drinks, Desserts.

GUIA PARA EL EXAMEN DE CONCIENCIA

Recibir el sacramento de la reconciliación, es necesaria una preparación personal. Una de las partes de esa preparación se llama “Examen de Conciencia”, que es algo más que recordar los pecados que hemos hecho y el bien que hemos dejado de hacer. El examen de conciencia nos lleva a evaluar la intención de nuestras acciones, a experimentar el arrepentimiento por las faltas que hemos cometido y a tomar la resolución de no pecar más.Este Examen tiene que enfocarse en nuestras acciones voluntarias y conscientes que hayan ido en contra de la voluntad de Dios expresada por Jesús en el Evangelio, contra las personas que nos rodean y contra nuestras obligaciones sociales de caridad y justicia.
LOS 5 PASOS DE LA RECONCILIACION
1. Examen de Conciencia. Esfuerzo sincero en recordar cada uno de nuestros pecados.
2. Arrepentimiento de los Pecados. Reconocer con un “dolor espiritual” que se ha ofendido a Dios que nos ama tanto.
3. Propósito de no volver a Pecar. La simple y sincera determinaci6n de no volver a pecar por amor a Dios.
4. Decir los Pecados al Sacerdote. De una manera concisa, concreta, clara.
5. Cumplir la Penitencia. Cumplirla con humildad, dolor espiritual en desagravio, reparación y satisfacción de la culpa contraída al ofender a Dios y a nuestros hermanos.
¿CÓMO HACER EL EXAMEN DE CONCIENCIA?
Como vimos anteriormente, en el proceso de la Reconciliación con Dios nuestro Padre, tomamos conciencia de nuestros pecados, nos arrepentimos, le pedimos personalmente perdón a Dios. Confesamos al Sacerdote cada uno de ellos y hacemos penitencia por nuestras faltas, trataremos de evitar el pecado en el futuro y perseverar en éstos propósitos confiando firmemente en la misericordia y en el amor de Dios para alcanzar la salvación. Se proponen cuatro formas diferentes para hacer el examen de Conciencia. Para profundizar en la grandeza del amor de Dios, puedes meditar en los siguientes Textos: (Salmo 103,8-10; Salmo 86,15-16; Lucas 5,32; 7,47-50; 15,7. 11-24; Mateo 9,2-8)

A) LOS 10 MANDAMIENTOS
Amarás a Dios sobre todas las cosas.
• Creer en cosas supersticiosas, practicar el espiritismo, lectura de cartas, horóscopos, etc.
• Poner en primer lugar cosas, actividades o personas antes que a Dios.
No tomarás el Nombre de Dios en vano.
• Usar el nombre de Dios sin respeto.
• Jurar poniendo a Dios por testigo en algo falso, o sin importancia.
Santificarás las fiestas.
• Faltar a Misa los Domingos o días festivos.
• Trabajar el Domingo sin necesidad.
Honrarás a tu Padre y a tu Madre.
• Trato irrespetuoso a los Padres.
• Descuidar atenci6n de la propia familia.
• Mal ejemplo a los hijos por el abuso en la bebida, acciones inmorales, etc.
No matarás.
• Hacer daño de palabra u obra a otro. Intentar el suicidio, ingerir drogas, alcohol, Imprudencias al manejar .etc.
• Aconsejar o colaborar en un aborto (este pecado está además penado con excomuni6n.
• Desear la muerte de alguien.
No cometerás actos impuros.
• Tener conversaciones o decir chistes indecentes.
• Realizar acciones deshonestas consigo mismo o con otros.
• Ver espectáculos indecentes, cine, a1gunos programas de TV., libros, revista, Internet, etc,
• Infidelidad y mal uso del matrimonio.
No hurtarás.
• Tomar lo ajeno sin permiso del dueño.
• Malgastar el dinero de otros.
• Cobrar más de lo debido con engaños.
No dirás falso testimonio ni mentirás
• Decir mentiras aunque se crea hacer bien.
• Murmuraciones, críticas y calumnias.
• Acusar a alguien falsamente
No consentir pensamientos, ni deseos impuros.
• Consentir un deseo de una acci6n impura, aunque no se haga despu6s.Desear la mujer o el hombre de otro(a)
10º No codiciarás los bienes ajenos.
• Deseo desordenado de poseer lo ajeno.
• Envidias por lo que otros son o tienen
B) MANDAMIENTOS DE LA SANTA IGLESIA
Participar en la Misa los Domingos y fiestas litúrgicas

Confesarse cuando menos una vez al año.
Comulgar al menos durante la Pascua de Resurrección.
Ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo dispone la Iglesia.
Contribuir al sostenimiento de la Iglesia según las posibilidades de cada uno.
C) LOS PECADOS CAPITALES
Soberbia: Amor desordenado de nuestra propia excelencia.
• Pensar sólo en uno mismo y en sus intereses.
• Vanidad: preocupación excesiva por el vestido, adornos, etc.
• Orgullo y Egoísmo. Creerse mejor que los demás
• Hipocresía: Fingir cualidades que no se tienen.
Avaricia: Amor desordenado de los bienes materiales.
• Adquirir bienes por medios ilícitos.
• No ayudar al necesitado cuando se puede hacerlo.
• Acumular bienes y no compartirlos con los necesitados.
3o. Lujuria: Apetito desordenado de lo sexual.
(Ver lo que enseña el Sexto y Noveno Mandamientos.)
4o. Ira: Acaloramiento de ánimo, o deseo de Venganza.
• Odios y Rencores. No perdonar ofensas.
Gula: Apetito desordenado en el Comer y el Beber.
• Embriaguez.
• Comer más de lo necesario, por placer.
Envidia: Tristeza por el bien ajeno.
• Deseo desordenado por los bienes o cualidades de otros.
Pereza: Desinterés voluntario en el buen obrar.
• Flojera
• Perder el tiempo.
♦ No cumplir con las obligaciones.
D) LA LEY DEL AMOR
1 Examinar la conciencia es confrontar el conjunto de valores y principios del Evangelio con nuestras acciones e intenciones.
2 La ley máxima del Cristiano es el Amor, por ello es indispensable reflexionar sobre cómo hemos vivido el amor a Dios, al prójimo y a Mí mismo.
3 Siguiendo el principio del amor, podemos examinarnos si hemos buscado en nuestras acciones y actitudes lo que es Verdadero y Bueno. 4 Fácilmente podemos hacer un recorrido de nuestras faltas de Pensamiento, Palabra, Obra y Omisión. Muchas veces confundimos el pecado que es una ofensa consciente e intencional al amor a Dios, a los demás y a mí mismo, con la falta de educación, con una equivocación, con las reacciones negativas inconscientes, o un error involuntario, en los cuales no tuvimos malicia ni mala intención. Tampoco el pecado se identifica con problemas psicológicos, y emocionales, los cuales necesitan mas bien una terapia psicológica.
GUIAS PARA UNA BUENA CONFESION
1. No dejes la confesión para la última hora. Esto hará que el sacramento sea una experiencia frustrante para ti y para el sacerdote. Haz con anticipación y en un ambiente de oración, el examen de conciencia. Es decir, reflexiona al menos un día antes de confesarte, sobre tus acciones y actitudes negativas.
2. Planifica la recepción del sacramento. Te sugerimos que acudas al sacramento cada tres meses, (o cada vez que sea necesario), especialmente en el Adviento y la Cuaresma. Con esta sugerencia no pretendemos programar tu conciencia, sino invitarte a recibir este sacramento, respetando tu necesidad personal..
3. La reconciliación es diferente al diálogo personal. La confesión no debe confundirse con la Dirección Espiritual, o con el momento de platicar los problemas familiares, las dificultades de comunicación entre la familia o el relato de los problemas de los demás. Todo esto se puede hacer ampliamente en otro momento con la persona indicada.
4. Sea breve y conciso. Confiesa al sacerdote solo los propios pecados (no los de otro.) Diga solamente los pecados, sin rodeos innecesarios. Evite contar una historia en cada pecado. Si te preparas con un buen examen de conciencia desde tu última confesión, esto facilitará a todos, la administración del sacramento. Busca el sacramento en tu propia parroquia. Es recomendable que tengas un confesor que te ayude a crecer en tu vida espiritual. Para ello infórmate sobre los horarios y días de guardia de los sacerdotes en tu propia parroquia.

En la Parroquia de Santa Rosa de Lima, las confesiones son los Sábados de 3:30 a 4:30
PM y de 7:00 a 8:00 PM o en la oficina haciendo cita. ¿Qué decirle al sacerdote al irme a confesar? Al irnos
a confesar podemos decirle al sacerdote: – Bendígame padre porque he pecado.
– Hace ( X tiempo ) desde mi última confesión.
– Estos son mis pecados (decir breve y claramente los pecados)
El Sacerdote me da la Absolución y me invita a la penitencia.
Señor mío, me arrepiento de mis pecados con todo el corazón. En haber escogido hacer el mal y no hacer el bien. He pecado contra Ti a quien debo amar sobre todas las cosas Propongo con tu ayuda hacer penitencia, nunca más pecar y evitar todo lo que me lleve a hacer el mal. Amén

REFLEXION DOMINICAL / SUNDAY REFLECTION

Cruzar nuestros desiertos

Nuestra cultura

En la mente y el corazón de muchos inmigrantes, el desierto está asociado al sufrimiento y la angustia de tratar de cruzar la frontera.

Reflexiones para la homilía

El desierto se puede interpretar de muchas formas. A veces, la vida puede parecernos un desierto por su aridez, dureza y falta de la felicidad que buscamos. Para quienes han cruzado el desierto en busca de una vida mejor, el lugar puede haber tenido mucho de oportunidad: de encuentro con sí mismos y con las razones más profundas de la existencia, y también de tentación de regresar y abandonar los sueños.

Quienes salen de su patria tienen una especie de misión que cumplir y, como el desafío es tan enorme y las dificultades tan graves, se puede querer regresar. Los israelitas quisieron volver a Egipto, a pesar de todas las penurias vividas allí. No es difícil imaginar que Jesús también quisiera regresar al relativo confort de su casa en Nazaret; pero Jesús sabía que tenía una misión que cumplir: la voluntad del Padre de traer la Buena Nueva de la salvación al mundo. Jesús resistió el hambre, la sed y la tentación de demostrar su poder fácilmente, y permaneció en oración en el desierto.

En el contexto de nuestra propia vida, el desierto puede estar incluso dentro de nosotros, si sabemos hacer silencio para escuchar a Dios en momentos en que desearíamos estar en otro lugar. En la oración encontraremos motivaciones para nuestros actos y la fuerza de Dios para resistir hacer lo que podría ser más fácil y cómodo, pero no para el bien y la salvación propia, de nuestra familia y de la comunidad. Entramos en un desierto con Jesús, para unirnos con él a su obra de salvación. Él nos dará el agua que necesitamos y Dios mismo nos enviará los ángeles que nos sostengan en nuestro a menudo difícil camino por la vida.

Para la reflexión

¿Qué decisiones para mi propio bien y el de los demás he tomado? ¿Qué tentaciones me desvían de hacer lo debido? ¿Me apoyo en Dios para hacer lo que Él me ha llamado a hacer y seguirle?


Crossing Our Deserts

Our Culture

In the mind and hearts of many immigrants, the desert is associated with the suffering and the anguish of trying to cross the border.

Homily Reflection

Desert can be interpreted in many ways. Life can sometimes seem like a desert to us by its aridness, harshness, and the lack of happiness we seek for. For those who have crossed the desert searching for a better life, the place may have had plenty of opportunity: of finding themselves and with the deepest reasons for existence; but also with the temptation to return and abandon all our dreams.

Those who leave their homeland have a kind of mission to fulfill and, because the challenge is so great and the difficulties so serious, one may want to return. The Israelites wanted to return to Egypt, despite all the hardships they had endured there. It is not difficult to imagine that Jesus would also want to return to the relative comfort of his home in Nazareth; but Jesus knew that he had a mission to fulfill: the will of the Father to bring the Good News of salvation to the world. Jesus endured hunger, thirst, and the temptation to easily demonstrate his power, and remained in prayer in the desert.

In the context of our own lives, the desert can even be within us, if we know how to remain silent to listen to God during those moments when we wished we were somewhere else. In prayer, we will find motivations for our actions and the strength of God to resist doing what otherwise would seem easier and comfortable but is not for our own good and salvation, and that of our family and community. We enter into a desert with Jesus, so that with Him, we can join his work of salvation. He will give us the water we need and God himself will send the angels to sustain us in our often difficult journey through life.

For Reflection

What decisions for my own good and the good of others have I made? What temptations divert me from doing the right thing? Do I lean on God to do what He has called me to do, and follow him?

 

 

 

ENCUENTRO MATRIMONIAL MUNDIAL

ENCUENTRO MATRIMONIAL MUNDIAL

¿Está Dios en su Matrimonio?
¿Está buscando la manera de incluir a Dios en sus vidas?
¡Descubra como hacerlo en un fin de semana del Encuentro Matrimonial Mundial!

El fin de semana del Encuentro Matrimonial Mundial es un programa de 44 horas en donde las parejas pueden alejarse del
trabajo, los niños, el teléfono y de las tareas de la casa. Si están buscando que su relación crezca y sea más profunda y
rica entonces les gustará la diferencia que puede hacer en ustedes el fin de semana del Encuentro Matrimonial Mundial.

Para mas información llame a:
Miguel & Paula Molina (323) 351‐3935

Reclutamiento: Domingo 11 de Febrero, 2018